Estimulantes (contra la flacidez de espíritu), de Fernando Llorente


Para los que miran el horizonte y ven el triunfo como la línea divisoria entre tierra y cielo, para los trajes y las corbatas que ocultan cuerpos desnudos deshumanizados y descarnados, para los que su carne es virgen e indefensa a indefensa ante la vorágine de ahí afuera, para los que no hay receta que intercambiar en las farmacias, necesaria para los que buscan armarse de belleza para convivir con la suciedad del mundo es esta colección de estimulantes

Yo lo digo siempre, soy lectora, nada más. A medida que avanzo en mis lecturas, que están ubicadas en diferentes géneros, me voy dando cuenta de mi ignorancia literaria en muchos aspectos. Pero esto no me acobarda, ya que lo importante son las sensaciones que recibo con cada una de estas lecturas. Algunas me sirven para aprender, otras me hacen sufrir de esa manera que nos gusta tanto a los lectores, otras me recuerdan momentos y otras, simplemente, me entretienen y me transmiten buenas sensaciones, de esas que te sacan una sonrisa, o dos. También están las que no me aportan nada, pero esas no las tengo en cuenta. Con esta lectura puedo decir que he experimentado mucho de todo pero en pequeñas dosis (a veces tan pequeñas que no me daba tiempo a saborearlas).


¿Sabéis lo que son los AFORISMOS? yo reconozco con vergüenza que no lo sabía, pero cuando te ofrecen un regalo que une literatura con expresión artística y con música es imposible decir que no a esa nueva experiencia.



Con esta definición de la RAE no es difícil relacionar los aforismos con poesía. Yo no sé mucho de poesía. Siempre he tenido la sensación de que no sé disfrutar de ella. Pero esta poesía sin ser poesía, con máximas (o mínimas) que dicen mucho con pocas palabras y que significan cosas distintas según quién las lea, me ha resultado más que interesante. 


El libro está compuesto por aforismos cuyo título sigue un orden alfabético, porque cada sentencia o expresión tiene un título que en sí también tiene mucho significado. Este orden supongo que tiene un porqué, y nos demuestra que con las letras (y, por consiguiente, con las palabras) siempre hay un principio y hay un final. Todo va de la A a la Z.

He leído este libro en digital pero reconozco que para disfrutar más debería hacerse en papel e ir consultándolo de vez en cuando, porque no es una lectura para realizar de un tirón, todo seguido. También es una lectura para comentar, para discurrir, para leer en compañía (aunque a veces esa compañía sea uno mismo, la verdad, y te toque discutir lo que acabas de leer contigo a modo de conversación).

Otra consecuencia derivada de esta lectura es que te encuentras hablando con aforismos, contagiado por el espíritu de decir mucho con tan poco. Bueno, acepto que twitter está lleno de ellos y eso ayuda (que me perdone el autor por haber dicho esto, y que entienda mi mínimo conocimiento y mi vulgar discurso literario). Además, me he acercado a mis estudios de filosofía de mis años preuniversitarios ya olvidados, y eso ha estado muy bien.

Bueno, ya no me extiendo más. Sólo me gustaría poner algunos ejemplos que he ido marcando mientras leía. Espero que os gusten tanto como a mí. Tened en cuenta que en este libro hay tantos aforismos como lectores y probablemente a vosotros sean otros los que os den ganas de destacar.


Cuestiones de fe 
«¿Y si a los que decimos que sí, nos resulta que es no, y a los que decís que no, os resulta que es sí?» (Un cura amigo).

Desamor
El primer síntoma de desamor es echar de menos a la persona que fue la que aún permanece a nuestro lado.

Descartes (de descartar, no de René)
«El reproche antes que el castigo» (Mayma Al–Amtal)…y el castigo antes que el insulto, y el insulto antes que una patada en los riñones, y una patada en los riñones antes que un tiro en la sien, y un tiro en la sien…antes que el potro de tortura.

Diferentes
Ser diferente a los demás no es solo una cuestión de voluntad o condición. Requiere que los demás no quieran ser como uno.

Duda retórica
¿Dice lo mismo «amor mío» que «te amo»?

Modelo
No encuentro modelo al que quiera parecerme. No es mucho, pero me tengo que conformar conmigo.

Xenofilia en la sombra
La sombra del hombre blanco es tan negra como la del hombre negro.

Y, por último, os dejo una adivinanza que el autor nos ha puesto. Yo creo que sé cuál es la respuesta, pero sois libres de pensarla. 

Adivinanza 
Mantengo con ellas relaciones no siempre fáciles, pero no maltrato a ninguna como hacen tantos de toda edad y condición. Las quiero a todas por como son y por lo que aparentan, aunque unas me gustan más que otras. Entre todas, una es mi preferida. (Pista que quizá despista: es obvio)



No sé todavía si el autor es cínico, realista o pesimista. Es verdad que en algunos momentos también me he reído, aunque los menos. También es verdad que cuando alguien pone palabras a pensamientos que todos tenemos el resultado no siempre nos gusta por las verdades que nos recuerda. Ha sido una lectura distinta, que todavía está coleando en mi cabeza y por eso os la recomiendo tanto si os gusta leer poesía, filosofía o si, como yo, sois más de prosa.

Aquí os dejo el vídeo promocional del libro para que disfrutéis de la maravillosa música que le acompaña.





Top blogs de Libros Dame tu voto en HispaBloggers!

Comentarios

  1. No creo que este libro sea para mi. Gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que este libro no me llama mucho. Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Hola, no creo disfrutar de este libro

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares