Meretrice, de Lola P. Nieva



Alessia pasa por momentos delicados: su marido la ha abandonado por su secretaria, su trabajo de agente inmobiliaria está en pleno declive y, para ella, su existencia deja de tener sentido. Justo cuando toma la decisión de rendirse, recibe una carta póstuma de su abuela Ornella, a la que nunca conoció, en la que esta le revela el motivo que la alejó de la familia: su obsesión por desentrañar un antiguo misterio oculto en el diario de una antepasada, Alonza di Pietro, una afamada meretriz del siglo XVII. Alessia descubre los turbios secretos de alcoba de hombres de alcurnia y estado, pero también el coraje de una mujer que gobernó su destino con sabiduría y fortaleza y que intentó huir del amor sin conseguirlo. Con la ayuda del apuesto y enigmático criptógrafo Luca Vandelli, deberá seguir la pista de algunas claves ocultas y enfrentarse a un peligro imprevisto: volver a amar. Una vida que esconde un secreto y que contiene la clave para salvar el presente de Alessia.


Tras Bruma Azul creo que descubrí una autora mucho más sensible e intensa de lo que pensaba, que sabía mostrarme no solo la fuerza del amor romántico y supuestamente eterno, sino el despertar a la vida de un hombre destrozado y lleno de cicatrices, de esas que se ven y de esas que no se ven. Aunque somos animales de costumbres y nos gusta encasillar, lo reconozco, es verdad que no he buscado el mismo tipo de lectura en Meretrice, ni mucho menos, consciente de que no era lo mismo. Simplemente quería que Lola me atrapara de nuevo en una historia a caballo entre lo cercano y lo lejano, para que el tiempo que pasase leyendo lo disfrutara plenamente. Y esto lo ha conseguido. 

Me confieso lectora de aventuras, con tintes históricos, amores truncados y vidas llenas de luchas, de derrotas y victorias, con personajes fuertes, de firmes convicciones, perseverantes, que crecen a lo largo del relato para dar lo mejor y lo peor de sí mismos, y todo eso lo encuentras en Meretrice. Quizá hay menos narrativa intimista que en su novela anterior y no todos los personajes son lo que nos gustaría que fueran pero solo el hecho de conocer a Alonza ya merece la pena. A Alessia la vas queriendo poco a poco. 

En un escenario increíble, como solo puede ser la Venecia presente, visitada y admirada, y la Venecia pasada del siglo XVII, perdiendo su esplendor anterior, la novela nos trae dos historias separadas por cuatro siglos pero unidas a través de un diario. Las protagonistas de esta historia son dos mujeres, Alessia y Alonza, que viven una aventura entre dos tiempo, uno que nos traslada a una época donde las mujeres eran meras posesiones de los hombres, que dominaban el mundo, y no podían ser dueñas de su destino, o al menos no todas, y otro más cercano para nosotros, pero en el que las cosas no son siempre lo que parecen y en el que Alessia se encuentra totalmente desubicada y perdida. 

Interesante juego entre presente y pasado, con luchas, intrigas, pasiones, odios, venganzas, amor y dolor. Va de menos a más y te permite vivir una lucha y un encuentro. La autora consigue que no llegues a fiarte de todo lo que lees ni de los personajes que vas conociendo. Te sientes un poco Alessia, la verdad, una marioneta en un juego al que nadie le preguntó si quería participar, pero todo dentro de una lógica previsibilidad. 

A pesar del cambio de registro, que para mí no es tal, el estilo narrativo de la autora prevalece como en el resto de sus novelas, haciéndose cada vez más característico. Puede que hubiese agradecido un cambio de prosa entre las dos historias, la de Alessia y la de Alonza, ya que mientras que para el diario de Alonza sí que encaja esa manera que tiene Lola de describir el mundo que rodea a los personajes, para Alessia, en una Venecia actual, prefiero una mayor simpleza narrativa. Me costó un poco ubicarme, aunque al final lo conseguí. 

Me encantaría hablaros de ellos, los personajes masculinos que tan importantes son y que tienen un papel esencial en toda la historia, pero creo que es mejor que los vayáis descubriendo, poco a poco, de la misma manera que Lola los ha escrito. 

Sí puedo contaros que algo he sufrido, con alguna lagrimita que otra, por todo lo que pudo ser y no fue, por todo lo que fue y no debió ser, por el poco valor que tenía la vida antes y por el valor que espero que tenga ahora, por la parte real que tiene la historia y por la parte imaginada por su autora, y por las esperanzas de tantas y tantas mujeres truncadas por una vida que no era suya. 

Recomendar esta novela es muy fácil, es casi ir a lo seguro. Tiene varios registros que permiten que a lectores muy distintos les atraiga, aunque yo sí la encuadraría dentro de romance. El sexo explícito no está reservado únicamente a la novela erótica como mucha gente quiere pensar, aparece en muchos género, en casi todos diría yo, aunque sí es verdad que en una novela histórica, o de ambientación histórica, de este tipo no suelen darse y eso puede sorprender al lector no acostumbrado. A mí estas escenas no me molestan en absoluto. Creo que tiene las justas y necesarias en el devenir de la trama, y ayudan a comprender la relación entre los personajes, siendo éste su cometido principal.

Mención especial para el magnífico trabajo de documentación realizado. Se nota cuando un escritor trabaja su historia porque consigue escenarios más sólidos, y esto se agradece. Ah, y mención especial para la amiga que me ha prestado su ejemplar de Meretrice. Ella sí que sabe lo que me hace feliz. Gracias 

#AlonzaYLenzo #AlessiaYLuca 
#Venecia #Familia #pasado #presente 
#Misterio #Legado #Tesoro #Investigación 
#NoTodoEsLoQueParece 
#Meretrice #Venganza 
#Amor #Dolor #Vida #Muerte

Si te ha gustado, sigue mi blog 



Comentarios

  1. Hola!
    Esta mujer con Los tres nombres del Lobo me cautivó, y creo que por lo que comentas, su estilo está también en esta novela; desde luego sabe cómo emocionar sin edulcorar demasiado, son épocas difíciles y eso se nota en cada página.
    Apuntadísimo ;)
    un beso
    S

    ResponderEliminar
  2. A mí me gustó esta novela mucho. Para mí dejó el listón muy alto con Los tres nombres del lobo, pero está me ha parecido muy similar. Y la documentación, increíble.
    Un besito :D

    ResponderEliminar
  3. Tengo muchas ganas de leer algo de Lola.

    ResponderEliminar
  4. Como siempre es un acierto Lola. Aunque para nosotras tengamos Bruma Azul en el TOP 1, debemos reconocer que Meretrice sigue la estela.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La magia de ser Sofía

Mis 10 mejores lecturas

Silentium. Isidro R. Ayestarán

La chica que dejaste atrás, de Jojo Moyes

Adulterio

Ningún escocés verdadero

Esperando a Robert Capa, de Susana Fortes

La magia de ser nosotros

Por una cama de princesa

Cartas a un amor perdido