Ningún escocés verdadero


Ningún escocés verdadero, de Ana Ballabriga y David Zaplana
432 páginas
Publicado por Amazon publishing y novela ganadora del III Premio Literario Amazon Indie
Dos mundos enfrentados, dos concepciones de la vida, en una novela negra trepidante y desgarradora.
Elías es un investigador privado, especialista en resolver casos relacionados con obras de arte, cuya vida transcurre entre convencionalismos. Su tío, el obispo de Cartagena, le encarga recuperar la Vera Cruz de Caravaca, robada en 1934, y conseguir un cuadro que se subasta en Madrid. No logra llevar a cabo este segundo trabajo: una misteriosa y bellísima mujer, Alicia Silva, roba el lienzo y arrebata al detective la paz de su acomodada vida conyugal. A partir de ese momento Elías desciende a un infierno que amenaza con arrasar todas sus creencias y entra en una vorágine de violencia, sexo, drogas y corrupción en la que nada es lo que parecía.
Un thriller desbordante, descarado, de una intensidad sorprendente, que secuestra la voluntad del lector y no la suelta hasta el punto final. Unas páginas de crudeza impactante, casi blasfema y ofensiva a veces, que no dejarán indiferente a nadie.

Cada vez me cuesta más escribir mi opinión sobre las novelas que leo. Es como si se me hubieran acabado las palabras y ya no supiera expresar lo que pienso. Luego leo a algunos blogueros que construyen magníficas reseñas sobre una de sus lecturas y me dan ganas de cerrar el chiringuinto… ¿a dónde vas, Carmen? ¿para qué te metes en estos fregados?... a continuación me acuso de cobarde y quejica y vuelvo a sentarme delante del ordenador para ver si soy capaz de sonar convincente. No es que esté muy orgullosa de mis publicaciones, pero tampoco están tan mal; a veces consiguen que alguien se anime y lea un libro que yo he recomendado. Ya con eso debería ser más que suficiente. 

Ningún escocés verdadero me llamó la atención desde que era uno de los finalistas del año pasado. No había leído su argumento pero la portada y el nombre me atraían. Soy lectora de novela negra, y cuanto más novelas leo de este género más me gustan. Son capaces de traer una realidad de la vida en crudo, tal y como es, con demasiada sinceridad, y la parte de violencia, sexo o muerte que suelen llevar acompañadas no me molesta, al revés, creo que si el autor sabe llevarlo, aporta muchísimo a la trama, la hace más real. 

Esta novela tiene mucho de intriga, de piezas que van encajando, con la Iglesia de fondo, no sólo porque el protagonista es un investigador de arte cuyo tío es el Obispo de Cartagena, sino porque en la vida de Elías todo ha girado en torno a eso, a su fe, a su religión, a lo que debe ser y a la estética. Elías es el personaje que más evolucionada en toda la historia. 

Para mí ha sido una buena lectura, que me ha tenido enganchada a sus páginas durante varias horas, consiguiendo que las dudas que iban sembrándose en Elías se metieran también en mi cabeza, y eso que yo tenía más datos que él, ya que los autores han utilizado el recurso de ir intercalando escenas de momentos pasados con momentos presentes.

Los autores juegan con la naturaleza humana, con la dualidad de nuestros pensamientos, con nuestros instintos, los más bajos y los más altos y con las relaciones dentro de la sociedad, moviéndose entre convencionalismos y sociedades arcaicas con un ritmo distinto, con unos valores distintos y con unos deseos quizá no tan distintos.

Elías, ese detective al estilo del cine negro de los años 40, con sombrero y gabardina, inteligente, intuitivo, despierto pero demasiado influido por la estética, tanto en el arte como en su vida, es el personaje central. Él crece, él descubre y él es el que decide el camino que finalmente quiere seguir.

Mención especial para L. No quiero desvelar mucho sobre ella pero es el paradigma de la libertad, del actuar sin remordimientos porque tiene su propia escala de valores, pero con una mente privilegiada, un gusto increíble por las buenas palabras y por el arte. Ella es el personaje fuerte de toda la historia.

A ellos dos se unen un elenco de personajes que darían para hablar largo y tendido. Podríamos analizar cada uno de ellos y nos quedaríamos con las ganas de saber más. Yo me sentaría con los autores alrededor de un café y les preguntaría por la hermana de Elías y por su madre, también por Lola y por Sandra... 

Como ya he dicho y para ir resumiendo, Ningún escocés verdadero es una novela negra que comienza con más intriga que con la que termina, y nos trae, en torno a un robo que se realizó hace muchos años, una serie de descubrimientos que hacen que su protagonista se cuestione su propia fe y su propia existencia. Hay violencia, sexo y muerte, pero todo perfectamente encajado dentro de la trama, que consigue engancharte a sus páginas hasta que, como Elías, vas conociendo las verdades y mentiras de todo. La base histórica está muy presente y al final lo cubre todo, pero lo esencial de la historia es la naturaleza humana, el doble rasero con el que las personas a veces vivimos y la lucha por mantener nuestras creencias.

#Premioliterario2016
#novelanegra #familia #creencias #verdades #luchas
#investigación #TodoLoQueNoEs
#naturalezahumana


Si te ha gustado, sigue mi blog 


Comentarios

  1. Jajajajaja, me ha encantado tu intro Carmen, yo me siento así todos los días. No es que me cueste expresar mis opiniones, pero sí veo reseñas tan buenas que me siento torpe e incapaz de transmitir lo que quisiera. Pero bueno, para eso estamos, para seguir aprendiendo y compartiendo lecturas.
    Esta novela que hoy nos traes no me acaba de seducir, a pesar de vuestras buenas sensaciones, aunque no sabría decir por qué. Llámalo corazonada.
    Besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La chica que dejaste atrás, de Jojo Moyes

La dama del paso, de Marisa Sicilia

Silentium. Isidro R. Ayestarán

Espérame en Nueva York, de Caroline March

Desde el alma, de Carol J. Giraldo Quintero

El último rey de África, de José Antonio Quesada Coves

Mis compras en digital en septiembre 2017

Cumbres Borrascosas, de Emily Brönte

Álteravita, de Estefanía Yepes

La amaba, de Anna Gavalda